Hacia una “comunicación slow”: el hábito de la desconexión digital periódica como elemento de alfabetización mediática

Authors

  • Javier Serrano-Puche

Abstract

The increasing use of information and communications technology along with the spread of mobile devices with internet access seems to have contributed to the idea that the ‘permanent connectivity’ is a state not only technically feasible but also desirable. According to this “digital maximalism”, the connectivity through screens is good and the more is one connected the better. However a growing list of authors alert for the damages that may result from permanent digital connection, either social, emotional or neurological. Far from advocating a technophobic attitude, the aim of this paper is to explain the proposal of a “slow communication”. This proposal is based on the setting of periodical unplugged moments with the purpose of cultivating face to face communications and also for making those online connectivity moments more productive and enriching. This paper proposes some interesting habits for successful media consumption and concludes that regular practice of digital disconnection is a necessary element of digital literacy. El incremento en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, unido a la generalización entre los ciudadanos de los dispositivos móviles con acceso a internet, parece haber extendido la idea de que la “conectividad permanente” es un estado, no sólo técnicamente realizable, sino incluso deseable. Según este “maximalismo digital”, la conectividad a través de las pantallas es siempre buena y cuanto más esté uno conectado, mejor. Frente a ello existe una corriente creciente de autores que alerta de los posibles perjuicios que la conexión digital permanente puede acarrear, ya sean de orden social, afectivo o neurológico. Lejos de defender una actitud tecnofóbica, el objetivo de este artículo es proponer el desarrollo de una “comunicación slow”, esto es, establecer el hábito periódico de la desconexión digital, para cultivar la comunicación cara a cara y para que los momentos de conectividad online sean a su vez más productivos y enriquecedores. Se exponen aquí algunas recomendaciones para alcanzar un buen consumo mediático y se concluye que la práctica periódica de la desconexión digital constituye un elemento recomendable de la alfabetización mediática.